martes, 3 de junio de 2014

La revolución del zapatero: renovación primaveral

Tal y comenté en mi última entrada, me ha entrado una especie de "fiebre" recicladora de sandalias. Y aquí está el trabajo realizado.


Les ha tocado el turno a estas sandalias de trenzas, porque hace ya unos días saqué la conclusión de que ya no daban más de sí... 


Destrozadas, pero destrozaditas!!! Me ha costado mucho aceptarlo porque son tan cómodas...


Y de las muchas ideas que me rondaban por la cabeza, dejando por una vez de lado el crochet, me encantaban estas preciosidades que me sirvieron de inspiración:

Obviamente, no era mi intención copiar el modelo, pero sí la idea de utilizar el nudo plano del macramé para realizar las tiras nuevas de mis sandalias.
Lo primero que hice fue descoser la costura que sujetaba la suela a la plantilla y las tiras. Al hacerlo me quedaron unas perforaciones en la suela que perfectamente podía aprovechar después.


Como las plantillas estaban tan estropeadas, utilicé unas nuevas que corté a medida y forré con un tejido estampado de los muchos que tengo para mis aplicaciones y bordados. De este paso no he hecho más fotos porque se hace igual que en este tutorial.


Así quedaron las plantillas ya forradas y superpuestas a las suelas de las sandalias. 


Y ahora toca hacer el empeine. Yo no sé cómo se llaman estas cintas exactamente. Se parecen al ante, pero son sintéticas. Las venden en mercerías, tiendas de materiales para bisutería y bazares.Existe una gama de colores amplísima. Yo ya las utilicé para personalizar un cardigan hace algún tiempo.



El nudo plano de macramé es algo muy sencillo. Existen muchos tutoriales en la red, en youtube o en fotos paso a paso, como éste, éste o éste. Como mi intención era coser la tira obtenida a la suela de la sandalia, opté por poner en el interior del nudo plano un cordón de algodón doble, que es fácil de pinchar con las agujas. Para sujetar el trabajo me apoyo en un viejo tablero de corcho con chinchetas.


 En total realicé cuatro tiras, dos de catorce centímetros del tono claro y otras dos de 21 cm del tono oscuro.


 Y ahora viene la parte más entretenida. Primero, ubicar las tiras en la sandalia con alfileres y probar que entra bien el pie, sin apretar pero bien sujetas. Una vez elegido el lugar donde se van a coser, uní ligeramente las tres partes, suela, plantilla y tiras, con cola caliente. Lo justo para poder coserlas con comodidad, sin que se escaparan o se movieran. Aproveché las perforaciones de la suela para coser con un hilo grueso de color gris alrededor de toda la sandalia, poniendo atención a pinchar en los cordoncitos de algodón de las tiras varias veces para que quedaran bien sujetos. Para esto, yo recomiendo una aguja no muy gruesa (pasa mejor) y un pequeño alicate para empujar y tirar de la aguja cuando los agujeritos sean más estrechos. Y por supuesto, es imprescindible del dedal.


Quería poner una tira alrededor del tobillo, pero de momento se van a quedar así. Lo mismo cualquier día de estos edito la entrada para poner alguna modificación.


¿Te han gustado? ¿Y te atreves a intentarlo? Ya sabes que si tienes alguna duda puedes dejarme un comentario en la entrada o escribirme un email.

Pronto más!

Besitos!
Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. Me has dado una buena idea para unas sandalias que están a punto de jubilarse. Me gusta mucho tu blog... va en cierta sintonía con el mío. Te paso el enlace por si quiere echar un ojo.
    http://manualypremeditado.blogspot.com.es/
    Chus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chus, me he pasado por tu blog y me ha encantado. Espero que me enseñes tus sandalias cuando las termines. Un saludo!

      Eliminar