domingo, 25 de agosto de 2013

De vuelta a los zapatos: sandalias de crochet inspiradas en Bimba y Lola

Hola! Después de algunos días desaparecida he retomado la revolución de mi zapatero. Hace ya un par de años que estas sandalias me robaron el corazón. Son preciosas, ¿verdad?


Es cierto que del diseño de estas sandalias al de las mías hay un abismo. Pero la inspiración crochetera me valía como reto para intentar mis propias sandalias "full crochet" (palabrejo que me acabo de inventar)


He utilizado como base unas esparteras rojas muy baratitas, esta vez nuevas a estrenar, que compré hace unas semanas en un mercadillo. Las tengo también en negro esperando su transformación. 

Estos son los materiales utilizados: un hilo llamado cuquillo, que me gusta especialmente por el brillo y el cuerpo que tiene. Es mucho más caro que el hilo de crochet de algodón pero vale la pena. Para darle cuerpo al crochet he usado esas arandelas que ves en la foto. Son arandelas de las de tornillería (las que se ponen entre el tornillo y la tuerca), mi aguja de crochet de 1,5 mm, una aguja lanera y unas tijeras. Además, aunque no aparece en la foto, he usado una cinta de falla de un cm de ancho y 30 cm de largo para dar más fuerza a la puntera de la sandalia.

Empecé por cortar la puntera. Este paso es necesario porque esta sandalia era estrechísima y mi pie no cabía en ella. Quizá por eso tenía ese supersuperprecio de ganga. Si me hubiese ajustado la hubiera forrado de crochet y tan ricamente.


Con el pie apoyado en la suela ya sin puntera medí la longitud necesaria para que mi pie redondito entrara en la puntera. 14 cm. Ese es el tamaño de las dos tiras de crochet que tengo que hacer. A mi se me ocurrió hacer una tira de círculos, pero admite cualquier diseño. Aquí está el gráfico. Son 19 puntos altos más tres cadenetas para subir alrededor de la anilla. He unido los círculos mientras los hacía, enganchando tres puntos altos a otros tres del círculo anterior.
Así queda la tira terminada. No he sacado fotos, pero a cada tira le cosí por detrás un trozo de cinta de falla con puntadas de dobladillo. La utilidad de la cinta es que el crochet no estire con el uso y siga manteniendo la forma.

Hay que presentar la tira en la sandalia y probar cómo queda, yo la sujeté con alfileres y metí el pie con cuidado para comprobar que ahora sí cabía... ; )


Esta parte es igualita que en mis sandalias marineras, coser al borde lo más fuerte posible.

 El talón era algo que estaba deseando y temiendo, porque no tenía ni idea de cómo hacerlo. Pero después de medirlo varias veces, por varios sitios, me di cuenta que tiene forma de arco. Así que, con el mismo diseño de puntos altos, empecé con 40 puntos y fui creciendo siete puntos por vuelta. En total hice cuatro y cuando lo probé por encima del talón me sorprendí de lo bien que encajaba. De todos modos, no importa si no encaja del todo porque con el crochet tenemos el juego de unos centímetros arriba o abajo ya que estira bastante.
Sujeté la pieza al talón con alfileres, lo mejor centrado que pude, y le cosí los bordes al zapato con puntaditas muy pequeñas, por todo el perímetro.


Una vez cosido, este era el aspecto.

Y aquí está una de las sandalias terminada. En esta foto se aprecia la cinta de falla que le puse por debajo a la puntera, que no es roja sino color "carne" para que, a través de los agujeros de los círculos, parezca que lo que se ve es el pie. Podría haberle forrado también la pulserita, pero implicaría buscar otra hebilla porque ya no cabría por esa. Como es roja y le va bien, la he dejado así. Ya las he usado y muy bien, cómodas y bien sujetas al pie.  

¿Qué te parecen? ¿Has transformado algún calzado radicalmente? Me encantaría que me lo enseñes. Además, como ya he dicho, tengo por ahí otras sandalias negras y unas esparteras de las clásicas naranja, así que me vendría bien una inspiración. ¿Se te ocurre cómo puedo transformarlas?

Aprovecha tus sandalias estos días. Es la prenda que más echo de menos durante el invierno... los colores, la variedad y la alegría de las sandalias de verano. ¿No te pasa a ti?

Hasta pronto y besitos!

Image and video hosting by TinyPic

1 comentario:

  1. Pilar, soy Celia Castaño , me gustaría poder hablar contigo porque querría saber si puedo encargarte una de esas toallas con nombre como la que le hiciste a Esperanza Sierra, seria una toalla de tamaño medio para un bebe que esta por venir. Espero poder hablar contigo, un besazo !!

    ResponderEliminar